Casi todo el mundo tiene claro que no estar en Internet, significa dejar pasar infinidad de oportunidades de crecimiento, ventas, y fidelización. Sin embargo, cuando estamos empezando con nuestra marca personal o negocio propio, muchas veces es difícil saber cómo empezar a hacer acciones de marketing digital que de verdad nos proporcionen resultados. La cantidad de información que hay en la red dificulta la toma de decisiones a la hora de planificar una estrategia consistente y efectiva.
Para que eso no te ocurra, hoy te voy a compartir los pasos clave por los que puedes empezar a potenciar el alcance de tu marca sin que te suponga un agobio y con acciones que no le afectarán a tu bolsillo (lo cual siempre es de agradecer):

CÓMO EMPEZAR A HACER MARKETING DIGITAL CON TU MARCA

Primeros pasos para empezar a aplicar marketing digital con tu marca:

1. Céntrate en conseguir audiencia antes que clientes: Generar una comunidad comprometida con lo que haces es fundamental para asegurarte de que el producto que ofreces es de calidad y genera interés en el tipo de usuario al que quieres llegar. La gente está cansada de la típica estrategia comercial centrada en “vender, vender, vender”. Quiere saber que te preocupas por sus inquietudes, y que estás dispuesto a buscar alternativas que las resuelvan sin estar pensando en si finalmente comprarán o no tu producto.

Sugerencias:

Una sugerencia que te daré en este punto, es que contemples la posibilidad de ofrecer recursos gratuitos para tus suscriptores. Puedes llevar a cabo esta estrategia obsequiando a tu comunidad con ebooks, checklists, plantillas, cursos… y cualquier opción que facilite las tareas o resuelva dudas de tus usuarios.

2. Define tu estrategia de contenidos y canales de difusión: Al principio es normal que no tengas tiempo suficiente como para tener una súper planificación que incluya publicar contenido en blog y varias redes sociales, hacer campañas de publicidad, definir las acciones de email marketing… etc. Por eso, lo mejor es que cuando queremos empezar a hacer marketing digital, nos centremos en potenciar primero un solo medio de difusión, y una vez empezamos a crecer por ahí, ya nos pondremos manos a la obra con la planificación del resto de canales.

Sugerencias:

Para conseguir una buena estrategia de contenidos a la vez que generas audiencia, mi recomendación es que investigues la red social que más utiliza tu comprador ideal, y planifiques con tiempo el contenido que publicarás en ella. Asegúrate de compartir posts de calidad que aporten valor añadido: investiga las dudas de los usuarios que estén relacionadas con los servicios que ofreces; cuáles son las inquietudes de tu público; qué le preocupa… trata de ayudar y ofrecer soluciones en tus publicaciones.

Herramientas útiles:

Algunas herramientas que te ayudarán en el proceso de investigación son: Google Trends, Ubersuggest, AnswerThePublic… Y no olvides que también es interesante consultar los hashtags relacionados con tu servicio para ver los contenidos publicados y las preguntas que le surgen a la audiencia.

 

3. Establece objetivos a corto y largo plazo: El marketing digital no se trata de realizar acciones a lo loco en todas y cada una de las plataformas disponibles para tener el máximo alcance posible. Por eso, una vez tienes tu estrategia inicial definida, antes de ponerla en marcha, el siguiente paso será que te hagas la siguiente pregunta: ¿qué pretendes conseguir con cada una de tus acciones online?

Sugerencias:

En este punto puedes optar por varias opciones. Lo ideal es que los objetivos que te marques para el futuro, además de en el tiempo, también los puedas controlar en números, es decir, que sean medibles. Algunos objetivos que puedes marcarte para empezar a corto plazo, ya que estás todavía en proceso de introducir tu marca en el mercado, serían:

A corto plazo:

  • Aumentar el tráfico a tu página web hasta X número de usuarios
  • Conseguir X número de seguidores
  • Conseguir X suscriptores que hayan descargado tu recurso gratuito (esto es muy interesante, ya que te ayuda a saber qué usuarios están realmente interesados en lo que ofreces)

A largo plazo:

  • Aumentar las ventas en un X%
  • Expandir tu marca a lo largo del territorio nacional
  • Reducir los gastos en un X%
  • Escalar posiciones hasta conseguir los primeros puestos o la primera página de los buscadores (en el siguiente punto profundizaremos sobre este tema).

4. Asegúrate de ser visible para Google: optimiza Search Console y aplica SEO en tu página. El tráfico orgánico es una de las metas más fructíferas que te puedes plantear. ¿Por qué? porque eligiendo las palabras adecuadas, puedes llegar a un porcentaje de usuarios altamente interesado en tus productos o servicios. Si tienes la perspicacia de averiguar lo que interesa a tu comunidad y de qué manera lo busca en Internet, además de resolver sus dudas, tu web y por ende tu negocio se convertirá en un referente tanto para usuarios reales como para el señor Google. Eso te proporcionará un buen lugar en las SERPS, es decir, en las páginas donde se muestran los resultados de las búsquedas que realizan los usuarios. Y, ¿a quién crees que acudirán esos mismos usuarios cuando esas búsquedas que hicieron un día por curiosidad se conviertan en una necesidad real? Exacto.

Sugerencias:

En este punto me gustaría darte una recomendación que considero muy importante. Plantéate tener un blog alojado en tu web y escribir en él con cierta frecuencia. Una de las mejores formas de posicionarte relativamente rápido en Internet, es apostar por long tail keywords (es decir, palabras clave que engloben varios términos).

Por ejemplo, imagina que tu negocio es una tienda online de dulces. Probablemente te interese posicionarte por palabras clave como “pasteles”, “pastas”, “chocolates” etc. Sin embargo, estas palabras ya tienen muchísima competitividad en Internet, por lo que te costaría mucho trabajo llegar a alcanzar buenas posiciones con ellas. Una buena idea sería, por ejemplo, que escribieras posts sobre “cómo hacer postres fáciles con chocolate”, “receta fácil y rápida de pastel de manzana” “cómo hacer dulces de navidad fáciles”… y otros artículos que sigan esta línea. Recuerda: resuelves dudas de tu comunidad a la vez que consigues visibilidad en los buscadores.

Herramientas útiles:

Para la investigación de palabras clave te vendrán bien herramientas como KWfinder o KeywordTool.io. Kwfinder es, bajo mi punto de vista, la mejor opción entre estas dos. Te permite hacer hasta 5 búsquedas al día de manera gratuita y ofrece datos que keywordtool.io no muestra a no ser que tengas una cuenta de pago. Puedes alternar entre las dos, ya que ambas son muy fiables e intuitivas, y lo mejor es que conseguirás información que te ayudará a la hora de escoger las palabras por las que debes posicionarte.

Otra herramienta que te será de mucha ayuda si utilizas WordPress, es Yoast SEO. Es la extensión SEO por excelencia para este gestor de contenidos. Hace que la labor de aplicar técnicas de posicionamiento sea más llevadera y mecánica, y además puedes encontrar muchos tutoriales sobre cómo utilizarla si al principio te cuesta coger soltura con ella.

5. Mide y monitoriza constantemente: Nunca pierdas de vista la repercusión de cada acción que llevas a cabo en Internet. Desconocer cómo están funcionando nuestras estrategias puede llegar a ser “peligroso”. ¿En qué sentido? Bueno, pongamos que hace varios meses que empezaste a realizar acciones de marketing digital por multitud de canales, e incluso has llegado a hacer campañas de publicidad online, pero todavía no has alcanzado ninguno de los objetivos que te marcaste a corto plazo. No hay interacción en tus publicaciones y no consigues aumentar tus seguidores. Probablemente en una situación como esta te resultaría frustrante desconocer qué es lo que está pasando y por qué no está funcionando tu estrategia.

No saber lo que se está diciendo de tu marca, si realmente estás ayudando a los usuarios, si Google te está teniendo en cuenta… puede hacer que pierdas mucho tiempo probando contínuamente diferentes acciones hasta que das con la tecla. Si llevas un cierto control sobre los resultados que están obteniendo las técnicas que estás llevando a cabo, te será más fácil solventar el problema. Puede ser que alguna de tus páginas presente un error 404, o que no estés apostando por las palabras clave adecuadas. Las herramientas de medición te van a ayudar a averiguar qué sucede con tu marketing.

Herramientas útiles:

Algo que debes saber, es que no necesitas invertir en potentes programas para saber qué está pasando con tu marketing, y mucho menos en la fase inicial. Por suerte, contamos con opciones gratuitas que ofrecen gran cantidad de información que podemos utilizar para futuras decisiones. Google Analytics es la más conocida, y la que sin duda no puede faltar entre tus herramientas de medición. Con ella vas a poder averiguar el número de usuarios que llegan a tu web, las páginas más vistas, las que no consiguen tráfico, la frecuencia de visita… y otros muchos datos interesantes. Esto mismo pasa con Search Console: además de ser útil para llevar controlado el SEO de tu web, también viene muy bien para saber cómo Google está tomando en cuenta tu página: si hay errores de rastreo, problemas de seguridad, número de búsquedas y clicks realizados… etc.

Conclusiones finales:

Como te decía al principio, cuando empezamos en algún área que desconocemos tendemos a buscar información en Internet, y en muchas ocasiones podemos acabar más confundidos de lo que estábamos debido a la tremenda “infoxicación” a la que nos exponemos. Ahora ya lo sabes, tienes muchas opciones para empezar a aplicar marketing digital a tu marca sin necesidad de invertir una gran cantidad de dinero, ¡así que, fuera esos miedos y al ataque!.
Espero que estos consejos te hayan sido de ayuda y hayan servido para despejar un poquito las posibles dudas que tuvieras sobre cómo arrancar con el marketing de tu marca :).

¡Te veo en el próximo post!