Seguro que en los últimos años has oído hablar mucho sobre SEO y ya estarás familiarizad@ con la optimización de páginas web para escalar posiciones en los buscadores de manera orgánica. Sin embargo, hay otra variante (quizás un poco más desconocida) del posicionamiento orgánico: el ASO; o lo que es lo mismo, la optimización para el posicionamiento de aplicaciones móviles.

El ASO funciona prácticamente igual que el SEO, sólo que en este caso, en lugar de en Google y otros motores de búsqueda, donde se trabaja para alcanzar buenas posiciones es en el buscador de la App Store. Este tipo de posicionamiento es súper importante para toda marca que cuente con una app, sobre todo porque cada vez más personas utilizamos el móvil en lugar del ordenador para casi cualquier cosa: hacer compras online, utilizar redes sociales, agendar citas, automatizar tareas… y casi siempre lo hacemos a través de apps descargadas. Sólo en España, ya llegamos a los 27,7 millones de usuarios activos, ¡y subiendo!

Imagen: AppRadar

ESTRATEGIAS DE POSICIONAMIENTO ASO

¿Y qué deberíamos optimizar para trabajar bien nuestro ASO?:

Dependiendo de si queremos posicionar una aplicación en Google Play o Apple Store, habrá que matizar alguna que otra cosa, pero por lo general, las técnicas de optimización vienen a ser muy similares:

1. Título:

Tendremos que utilizar la keyword principal que queremos posicionar. Para que se vea completo, podemos utilizar hasta un máximo de 19 caracteres en Google Play y hasta 25 en Apple Store.

2. Descripción:

Incluiremos la palabra clave principal varias veces a lo largo del texto, eso sí, sin pasarnos. Intentaremos que sea atractiva, pero a la vez, lo más concisa y directa posible, que el usuario tenga enseguida claro cómo funciona y para qué sirve la app. El límite de caracteres de la descripción es de 4.000, así que tenemos un bueeen margen.

3. Keywords:

Esta opción sólo está disponible en la Apple Store. En el caso de Google Play, tendremos que colocar las palabras clave a lo largo de los textos para poder posicionarla. Es importante tener en cuenta que si intentamos posicionarnos por palabras clave consideradas spam o con nombres de marcas ajenas, nuestro ASO puede verse perjudicado. Mejor ceñirnos siempre a keywords que describan con claridad las funciones y características de la app.

4. Categorías:

Si sabemos ubicar bien la app, cuando un usuario filtre la búsqueda por temas, tendremos más posibilidades de que aparezca en las primeras posiciones.

5. Descargas:

Cuantas más personas descarguen la aplicación, más aumentará su posicionamiento. Eso sí, debemos tener en cuenta que si se la descargan muchos usuarios y automáticamente la borran, esto puede afectar negativamente a nuestro ASO, así que tendremos que trabajar muy bien el diseño y la usabilidad para que esto no suceda.

6. Recomendaciones:

A más y mejores reseñas, mayor y mejor posicionamiento. Si no consigues estas valoraciones de manera natural, siempre puedes pedirlas a través de mensajes en la propia app o a determinados usuarios influyentes a cambio de algún tipo de beneficio.

7. Antigüedad del desarrollador:

Esta es una condición sólo de Google Play. Tiene en cuenta el tiempo que lleva como desarrollador y el número de aplicaciones que ha subido previamente.

8. +1 Google Plus:

A Google le gusta mucho que utilicemos sus herramientas para todo, y por eso en Google Play se premia a aquellas apps que reciben un +1 en su página de Google Plus.

FACTORES QUE AFECTAN A LA DESCARGA DE APPS

Hay otros factores que influyen en la descarga de una app, aunque son ya los que tienen que ver directamente con la percepción de los usuarios, más que con el ASO. Estos factores son:

– Icono:

Para incentivar que los usuarios tengan ganas de descargarlo, lo principal es diseñar un icono atractivo. Intentaremos evitar utilizar un fondo blanco para que se diferencie del fondo de la App Store  y llame más la atención entre los resultados de búqueda. 

– Capturas de pantalla:

Lo primero por lo que nos dejamos seducir los usuarios es por las imágenes y los vídeos. Escoge screenshots que reflejen los aspectos más atractivos y funcionales de la app. Puedes jugar con el diseño de tus capturas de pantalla combinándolas entre sí tipo puzzle o rompecabezas para que juntas formen una sola imagen, incluir textos llamativos en las propias imágenes que destaquen las características de la funcionalidad que estás mostrando en las capturas… ¡deja volar tu imaginación!

Diseño:

Muy importante que nuestra app tenga un diseño limpio y en el que se vean con claridad todas las opciones de un vistazo. Ten en mente el «menos es más» a la hora de pensar en el diseño de tu aplicación. Un diseño estético y original, pero a la vez simple y práctico, será la clave para potenciar las descargas y reseñas positivas de los usuarios (con el consecuente posicionamiento orgánico que eso conlleva).

Usabilidad:

La experiencia de usuario es un factor determinante cuando hablamos de optimización, tanto en aplicaciones móviles como en páginas web. Tanto la interfaz como la navegación de nuestra app deben ser muy intuitivas para favorecer una rápida y fácil adaptación

Ahora que ya sabes cuáles son los agentes decisivos para alcanzar la máxima visibilidad en la App Store, manos a la obra y ¡a llevar tu ASO a lo más alto!.

Espero que te haya servido de ayuda esta pequeña guía 🙂

¡Te veo en el próximo post!